Cómo manejar en vehículos de gran tamaño

Manejar una camioneta o una furgoneta no es tan fácil como parece. Muchos aseguran que conducir un auto clásico es más sencillo. Si siempre te interesaron los automóviles grandes y querés manejar un vehículo así ¡Daytona te ofrece buenas recomendaciones sobre cómo manipular vehículos de gran tamaño!

Hoy en día, en la ciudad abundan los vehículos de gran tamaño. Este tipo de automóviles, que anteriormente habían sido diseñados para recorrer carreteras rurales, se instalaron en los grandes centros urbanos y no tienen intención alguna de irse. A pesar de que la venta de autos en la Argentina disminuye mensualmente, se presencian cada vez más autos de grandes proporciones transitando las calles de tu barrio.

Para comenzar, si todavía no compraste el vehículo grande de tu preferencia, considerá la altura y las dimensiones del modelo antes de efectuar la compra. ¿Por qué? Daytona te recomienda esto porque como la mayor parte de las camionetas y automóviles de ese estilo son importados, muchos de estos no tienen en cuenta los límites de altura argentinos para garajes y zonas de tránsito.

También, es importante que los repuestos que compres para renovar el vehículo sean originales porque estos automóviles no admiten copias. ¡Es sumamente fundamental que recurras a concesionarios oficiales!

Consideraciones previas a arrancar los vehículos de gran tamaño

En primer lugar, es necesario que te pongas cómodo en el vehículo que vas a manejar. El automóvil al que te subas va a tener grandes proporciones y lo mejor que podes hacer antes de meter la llave en el tambor del auto es reconocer las dimensiones que tiene y sentirte cómodo en ellas. Para eso, ajustá el asiento a tu antojo. Recordá que tenés que alcanzar los dos pedales sin mucho esfuerzo. Es sumamente importante mantener una buena y cómoda postura durante todo el viaje.

Posteriormente, debés acomodar los espejos del automóvil para lograr ver lo mejor posible con ellos. Los vehículos de gran tamaño cuentan con varios puntos ciegos y es sumamente importante que el conductor sea consciente del tamaño de estos puntos. Para evitar golpes y rayones innecesarios, se deben posicionar al espejo retrovisor y los dos espejos externos de manera que te permitan ver estos puntos tan famosos.

Al espejo retrovisor lo tenés que posicionar de modo que, cuando estés en la posición de manejo normal, puedas ver el mayor porcentaje posible de la luneta trasera.  La Sociedad de Ingenieros Automotrices Internacional te recomienda acomodar los espejos laterales más hacia afuera de lo normal. De esta manera, el ángulo de vista se superpondrá con el del espejo retrovisor, eliminando los puntos ciegos a los cuales solo podrías llegar mirando por encima de tu hombro. Asimismo, es necesario que mires los espejos frecuentemente y antes de doblar, cambiar de carril o entrar a uno.

Conocé el camino que transitás

Todo conductor de vehículos de gran tamaño debe conocer las características del lugar y los caminos por los que transita. Conjuntamente, tenés que contar con la información actualizada del clima. Las condiciones meteorológicas adversas (principalmente la lluvia) contribuyen al 25 por ciento de las víctimas fatales en vehículos grandes.

Gran parte de las marcas de vehículos de gran tamaño fabrican cubiertas grandes, duras y resistentes ya que muchas personas los utilizan en el campo o superficies no tan tradicionales. Por esta razón, cuando se las prueba en asfaltos mojados, te podes encontrar con que la respuesta no es la misma que la de otros autos “de ciudad”. Un giro brusco bajo la lluvia puede hacer que tu vehículo pierda la adherencia al suelo, patine y vuelque. ¡Volver a recuperar el control de estos automóviles puede ser muy difícil!

Cumplir con este requisito implica otra responsabilidad: usá siempre cinturón de seguridad. Muchas personas piensan que, al manejar un vehículo tan grande, no van a salir lastimados si sufren un accidente. ¡No podrían estar más equivocados! El vehículo puede que no sufra muchos daños al chocar, pero el conductor sí.

Es sumamente vital que tanto el automovilista como todos los acompañantes lo usen. Viajar sin cinturón de seguridad no solo es ilegal, también puede evitar que salgas despedido por el parabrisas, que seas arrastrado por el camino o que te aplaste tu propio vehículo o el de un tercero.

Finalmente, como conductor de vehículos de gran tamaño, debés tener mucho cuidado con la velocidad a la que estás circulando. Mantené la distancia adecuada detrás de terceros. Los frenos son iguales a los de cualquier otro automóvil, si circulas por la calle muy cerca de otra persona que frena de golpe, puede que no logres frenar a tiempo. Se muy cuidadoso en este aspecto. Prestar atención al camino que sigue ayuda a que evites situaciones de frenado abruptas y peligrosas.

Asimismo, te conviene prestarle atención a las curvas y las rampas de entrada y/o salida. Al momento de construirlas, fueron consideradas para automóviles pequeños. Existen estudios que demuestran que camiones y otros vehículos grandes pierden el control o vuelcan cuando toman una curva a la velocidad límite. Al tener un centro de gravedad alto, tenes que reducir la velocidad un poco más que todos los otros autos. En muchas calles la velocidad límite indicada es para autos y motos, considerá que en ciertos giros vas a tener que ir más lento que los otros.

En síntesis, antes de comenzar a manejar un automóvil grande, tenés que sentirte cómodo con su tamaño y sus dimensiones. Acomodá el asiento para que al pisar los pedales y agarrar el volante no sientas incomodidad alguna.

Antes de arrancar, ponete el cinturón vos y todos tus acompañantes. Luego, ajustá todos los espejos para no tener puntos ciegos en un vehículo tan grande. Por último, considerá las condiciones climáticas antes de salir y manejá tranquilo: habrá momentos en los que necesitarás reducir muchísimo la velocidad. Recordá que llegar rápido no es lo importante, lo importante es llegar.

 

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Copyright text 2016 by Comunidades Daytona.