10 Atenciones al momento de conducir con lluvia

Por más de que no puedas modificar las malas condiciones meteorológicas, sí podés adaptar hábitos de conducción a ellas. Prestar atención a las señales e indicaciones, reducir la velocidad y prender las luces son algunas de las advertencias que en este artículo te brindamos para conducir con lluvia.

Conducir con lluvia o suelo mojado requiere una atención especial y un control sobre el vehículo acorde a las circunstancias, el cual, tiene que estar bien preparado para soportar las distintas inclemencias climatológicas. La lluvia provoca la disminución de adherencia del neumático sobre el asfalto y tenemos que incrementar la distancia con los vehículos que nos preceden y anticiparnos para evitar las reacciones.

Muchas veces, hay que maniobrar para no pasar por un charco o mojar a quienes están en la vereda. Es importante evitar los movimientos bruscos y no invadir los carriles laterales porque, con la calle mojada, es muy fácil perder el control del vehículo.

Para frenar, la técnica es hacerlo suavemente y con pisadas cortitas para secar la humedad de las pastillas y no bloquear la dirección. También es recomendable disminuir la velocidad al menos a la mitad de lo permitido en pavimento seco. Si se pasa por una zona inundada y se siente que el auto se desliza sobre el agua, no presionar el freno o girar el volante bruscamente. Es mejor desacelerar y mantener recta la dirección para recuperar la tracción.

Manejar despacio aumenta la distancia de seguridad y evita el denominado “Efecto Spray” (lluvia pulverizada y sucia que va a parar a tu parabrisas). Además, en caso de frenazo brusco, vas a tener menos espacio para frenar el auto con seguridad. Es recomendable que al conducir con lluvia aumentes la distancia al doble de lo que iríamos separados en condiciones normales.  Los neumáticos son el punto de contacto entre nuestro auto y el asfalto, de ahí la importancia de su estado y un correcto mantenimiento.

El dibujo debe tener una profundidad, como mínimo, de 1,6 a 2 milímetros con el fin de que la evacuación del agua de la calzada sea óptima. También hay que revisar la presión: si ésta es incorrecta, el agarre del neumático se verá comprometido, especialmente si la ruta está mojada. Una presión demasiado baja cierra los canales de drenaje. Asimismo, tenemos que inspeccionar la alineación de las ruedas para contar con una mejor direccionalidad del auto.

Al conducir con lluvia debés prestar atención a los charcos que pueden provocar “Aquaplaning”: un efecto producido cuando los Aquaplaning que hay en la calzada y provoca que el auto se deslice por una fina capa de agua situada entre los neumáticos y el asfalto.

Para evitarlo, tenés que bajar la velocidad cuando veas el charco, ¡jamás frenes! Levantá suavemente el pie del acelerador y agarrá fuerte el volante. No cambies la trayectoria y, hasta que no sientas que el coche ha recuperado el contacto con el suelo, no frenes.

10 Consejos para conducir con lluvia

  1. Comprobá siempre los neumáticos antes de salir a la ruta.
  2. Manejá más despacio. La mejor forma de evitar el Aquaplaning es reducir la velocidad.
  3. Si el auto derrapa, recordá que no tenés que frenar con fuerza, sino pisar el pedal con firmeza y con regularidad y dirigir el auto en la dirección hacia la que está derrapando.
  4. Mantené siempre la distancia de seguridad con el auto que te precede, ya que la distancia de frenado aumenta con la ruta mojada.
  5. Seguí la huella del auto que circula delante tuyo, ya que las ruedas secan el asfalto y, por lo tanto, la marca que haya dejado el auto que te precede estará más seca que el resto de la ruta.
  6. Para evitar el aquaplaning, mantené los neumáticos inflados adecuadamente.
  7. Si llueve demasiado o estás cansado, no dudes en parar.
  8. Extremá las precauciones al inicio de una tormenta, que es cuando la ruta estará más resbaladiza.
  9. Tomá recaudos cuando te adelantes a otros vehículos.
  10. No manejes cuando estés cansado.

Esperamos que estos consejos te den tranquilidad y seguridad al momento de enfrentar una nueva salida y tener que conducir con lluvia. ¡Manejar con cautela y llegar a salvo a destino será sinónimo de disfrutar el Sol al siguiente día!

Fuente: OVILAM – Observatorio Vial Latinoamericano

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Copyright text 2016 by Comunidades Daytona.