Cuidados necesarios para conducir de noche

Conducir de noche

Si decidís emprender un viaje de noche debido a cuestiones laborales, porque preferís la calma de las horas nocturnas o por cualquier otro motivo, deberás considerar el doble de previsiones que tenes durante la conducción diurna. Daytona te brindará esta guía con precauciones para conducir de noche.

La tranquilidad de la noche, el descenso de autos cuando cae la tarde o los horarios rotativos de ciertos oficios generan que muchos decidan tomar el volante bajo las estrellas. Conducir de noche no tiene que ser inseguro, pero deberás ser riguroso a la hora de tomar recaudos.

A todo lo que sabés del día deberías sumarle las particularidades que generan la noche y el volante. De todos modos, no te preocupes porque con medidas de seguridad sencillas, podrás disfrutar de tu viaje.

Es muy importante comenzar por tu vehículo, es decir que tengas en correctas condiciones y limpias las luces tanto altas, bajas, de posición, guiños, de freno y retroceso. En cuanto a espejos y parabrisas, estos tienen que estar libres de marcas o rajaduras que puedan afectar tu visibilidad además de estar acomodados para tu comodidad.

Luego, inspeccioná constantemente los niveles de líquidos, los frenos, la presión de los neumáticos y la banda de rodamiento. A su vez, procurá conservar dentro del vehículo todos los auxiliares de tránsito en caso de alguna emergencia, fundamentalmente linterna, chaleco reflectivo fluo y matafuego.

Por otro lado, en ruta no te confíes si no ves mucha circulación de vehículos, eso no te da garantías de seguridad como para relajarte, bajar los reflejos o elevar la velocidad. ¡Acordate! Cualquier inconveniente si vas con rapidez puede traer consecuencias muy severas si tenés que hacer una maniobra de último momento.

¡Atención al conducir de noche!

Cuando manejás, por lo general realizás las acciones casi de forma automática pero una simple distracción puede provocarte un desequilibrio. Por eso cuando emprendas la conducción sé responsable, cuidate y cuidá a quienes circulan en la ruta igual que vos.

Para algunos conductores manejar de noche es sinónimo de temor, sea por la disminución de la luz, la pérdida de la visibilidad, el cansancio y el aumento en la posibilidad de sufrir algún accidente. Pero con las siguientes particularidades que Daytona te describe a continuación, ¡bajarás las ansiedades! Además, los consejos que te brindamos son de público conocimiento y refrescan la memoria, marcándote una diferencia a la hora de poner las manos en el volante.

  1. Si utilizás lentes, ¡usalos!: Sean permanentes o sólo para conducir, no dejes de colocarlos una vez que te sentás en el auto, luego de abrocharte el cinturón. De más está decir que estos deben tener muy limpios los cristales. Se recomienda que estos sean antirreflejantes. Recordá que la visibilidad disminuye durante la noche y si tenés problemas de vista la diferencia entre usarlo o no puede ser letal.
  2. Mantené con responsabilidad las luces: Se aconseja encender los faros del coche antes del atardecer y dejarlos encendidos hasta una hora después del amanecer para que los otros vehículos puedan verte durante la madrugada. En rutas convencionales, conducí con las luces altas pero usá las luces bajas cuando te cruces con otro vehículo para evitar encandilar al conductor. Es importante que respetes a los demás para que el otro te responda de la misma manera.
  3. Tomá descansos: En lo posible deberán ser frecuentes para combatir la fatiga y tener alerta todos los sentidos. Pará y descansá en un lugar seguro como hoteles o estaciones de servicio. Es preferible llegar un poco más tarde de lo estipulado pero tener un buen viaje.
  4. Sentite cómodo con el ambiente: Debés cuidar la temperatura del interior del automóvil para que no sea elevada. Para ello, es importante la ventilación para que no te genere somnolencia. Escuchar música también te permitirá mantenerte despierto. Reiteramos el paso anterior: ¡Pará a descansar si el cuerpo lo requiere!
  5. Analizá el contexto: Tené en cuenta lo que se acerca y considerá los destellos de luz en curvas y montañas ya que podrían ser automóviles. En este aspecto, si observás algún automóvil moviéndose de forma inusual, evitá acercarte porque podría ser un factor de riesgo. Por otro lado, tomá en consideración ciclistas y peatones, muchas veces difíciles de diferenciar en medio de la oscuridad.
  6. Intentá viajar acompañado: En la medida de lo posible, es beneficioso que viajes junto a un copiloto, que sepa manejar por si tenes algún inconveniente. Además deberás escuchar sus consejos respecto de lo que observa: ¡cuatro ojos ven más que dos!
  7. Apagá tu tablero: Siempre que se pueda, Daytona te aconseja que reduzcas al máximo la intensidad de las luces del tablero para que no interrumpa el foco de atención hacia el exterior. A su vez, evitá el uso de GPS para reducir distracciones; para esto estudiá previamente tu camino y memorizá tu ruta.
  8. Considerá el clima: En lo posible, es aconsejable evitar los climas complicados. Es decir que si la lluvia te sorprende, encendé el limpiaparabrisas al máximo y prendé el desempañador para mejorar la visión. Si la niebla aparece, encendé las luces antiniebla y además conducí con la ventanilla parcialmente abierta para poder escuchar el tránsito.
  9. Decile adiós a las maniobras bruscas: Esto puede confundir a los conductores que van detrás o hacia un costado. Recordá que ellos también tienen reducida su capacidad de reacción.

Para finalizar, no viene mal reiterarte que está terminantemente prohibido la utilización del celular, conducir luego de beber alcohol y tomar medicamentos somnolientos. Además, procurá no comer en exceso antes de conducir. Es muy importante respetar todas las señales de seguridad así como los límites de velocidad.

La oscuridad puede ocultar peligros que tal vez no presentan problemas a la luz del día, por eso se necesita tomar las medidas preventivas acordes para concluir el viaje. Debemos guiarnos también por el sentido común, que nos indica que se debe modificar el modo de conducir a medida que cambian las condiciones. En conclusión la prudencia es la mejor aliada para disfrutar de un viaje debajo de las estrellas o la luna.

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Copyright text 2016 by Comunidades Daytona.