El cinturón de seguridad: indispensable a la hora de subir al auto

El primer cinturón de seguridad apareció en escena a fines de los años 40 de la mano de
Preston Tucker, aunque fue rechazado por no cumplir con algunas normas que requerían los organismos de control. Años después, en 1956, ya con el emblemático Ford liderando el mercado automotriz, el cinturón reapareció como parte del equipamiento de los vehículos.
Son innumerables las investigaciones que han demostrado la importancia del cinturón de seguridad a la hora de transportarse en automóvil, y aun así todavía hay mucha gente que se resiste a usarlo, poniendo en riesgo no solo su vida sino también la de otros, ya sea acompañantes adultos o niños.
Es interesante prestar atención a una información que muchas veces no tenemos en cuenta: cuando estamos en un vehículo, nuestro cuerpo se desplaza a la misma velocidad que el automóvil, y cuando este frena su marcha, todo lo que no está sostenido o atado, por una cuestión física de la ley de inercia solo se detiene al toparse con algo.
Esto nos lleva a una cifra lamentable proporcionada por la Agencia Nacional de Seguridad Vial: la mitad de los conductores no utiliza el cinturón de seguridad, pese a que conoce los riesgos y sabe que debería utilizarlo. Por eso es sumamente necesario que todos aprendamos a abrocharnos el cinturón de seguridad con un gesto automático, instintivo, para evitar consecuencias y preservar la integridad de las personas.

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Copyright text 2016 by Comunidades Daytona.