La importancia de los neumáticos en la seguridad vial (Parte 2)

todo-lo-que-tenes-que-saber-sobre-neumaticos

Efectos de la presión de los neumáticos

La presión de los neumáticos es determinante para el comportamiento automóvil afectando principalmente al confort, estabilidad, desgaste y también al consumo de combustible. Las presiones bajas benefician el confort y reducen la estabilidad y las altas producen el efecto contrario.

La resistencia a la rodadura es una fuerza que actúa en sentido opuesto a la dirección de marcha cuando el neumático gira. Considerando que los neumáticos suponen alrededor de un 20% del consumo de combustible de un turismo, y sobre el 35% en un camión, es importante alcanzar unos valores de resistencia a la rodadura bajos.  El funcionamiento es el siguiente: debido a la carga del vehículo, el neumático se deforma en el área de la huella, disipando energía en forma de calor.  Cuanto mayor es la deformación, más alta es la resistencia a la rodadura, y por lo tanto mayor el consumo de combustible y las emisiones de CO2.

Cuando el neumático está perfectamente inflado, la totalidad de la banda de rodadura se apoya sobre el pavimento. La huella que deja en estas condiciones es igual al ancho de la banda de rodadura.  Si por el contrario, la presión del neumático es inferior a la recomendada por el fabricante, el propio diseño y estructura del neumático va a provocar que el apoyo no sea sobre la totalidad de la banda de rodadura, sino sobre los laterales o bordes, quedando el centro sin rozamiento. De esta manera, aparecerán dos huellas estrechas y paralelas correspondientes a los dos puntos de apoyo.

Ahora bien, si la rueda estuviera demasiado inflada (sobrepresión), la presión hace que se deforme la cubierta, presentando una zona de apoyo mucho más estrecha, única y en el centro. El rozamiento del neumático se producirá en el centro, dejando los laterales intactos, sin marca.

 

El ruido emitido por los neumáticos

El ruido del tráfico es un aspecto medioambiental relevante determinado por varios factores, como por ejemplo: intensidad del tráfico, tipo de vehículo, estilo de conducción y la interacción neumático-carretera. Para reducir la contaminación acústica de ruido en la conducción es apropiado comprar neumáticos que emitan un bajo nivel de ruido al rodar.  Las ruedas han de girar sobre el suelo sin deslizar, en aceleración y frenada. Si las ruedas motrices giran sobre sí mismas al acelerar, por falta de adherencia, se pierde capacidad direccional y de avance. Si las ruedas delanteras se bloquean al frenar, se pierde capacidad direccional. Si se bloquean las traseras, se propicia el sobre viraje.

 

El dibujo del neumático

La función de la escultura o dibujo es mantener el contacto de la goma del neumático con el piso en situaciones específicas, como son circulando por suelo mojado y también con mucho polvo o suciedad. Los canales del dibujo permiten el drenaje del agua en piso mojado por depresión mejorando el contacto rueda-suelo.  Con el paso de los kilómetros y en función del desgaste la banda de rodadura la profundidad del dibujo va disminuyendo, lo que supone una reducción en la capacidad del drenaje, es decir, el agarre en agua depende del estado del dibujo.  Es vital para la seguridad activa que los neumáticos tengan el dibujo con la suficiente profundidad para realizar esa labor en mojado y piso sucio. Para este control se encuentran los testigos de desgaste, son unos salientes del fondo del dibujo con determinado espesor. Con 3 mm de profundidad se ha perdido estimativamente el 50% de capacidad de drenaje, es el valor de desgaste preconizado para su sustitución.

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Copyright text 2016 by Comunidades Daytona.